¿Por qué el color de una llama suele ser anaranjado?

La verdad es que hay llamas de todos los colores. Un fuego de madera ardiendo en un hogar tiene tonalidades, amarillas, anaranjadas, rojas, blancas y azules. El color de una llama depende de dos factores: La temperatura del fuego y el material que esta ardiendo.

Para comprobar que depende de la temperatura, observa cualquier quemador en una cocina eléctrica. Antes de encenderlo la bobina de inducción esta fría y es de color negro. Ahora imagina que quieres calentar un poco de sopa, enciendes el quemador, la bobina se calienta y empieza a adquirir un tono rojizo apagado; A medida que va aumentado la temperatura, el color rojo es mas intenso, y al final, cuando el quemador alcanza la temperatura máxima, la bobina es roja anaranjada brillante.

En realidad, el quemador no esta ardiendo, no hay llama, simplemente esta muy caliente, si se pudiera incrementar aun mas la temperatura, el color continuaría cambiando; de rojo anaranjado cambiaria a amarillo, luego a blanco y finalmente a azul.

Algo parecido sucede con una llama. Tomemos por ejemplo una de vela. La llama de una vela parpadea con diferentes colores mientas la cera se esta quemando. El fuego necesita oxigeno. (Si colocas un vaso tapando una vela, la llama se extinguirá). Cuando arde una vela, la zona media de la llama, cerca de la base, tiene mucho menos oxigeno, de ahí que se vea mas obscura. Pero la exterior y la superior disponen de muchísimo oxigeno, es allí donde la llama brilla mas; A medida que la mecha arde y la cera de la vela se funde, se elevan minúsculas partículas de carbón—fragmentos de vela quemados – tan calientes que solo despiden un brillo muy intenso, igual que el quemador de la cocina; De hecho estas minúsculas partículas están mas calientes que el quemador (alrededor de 1370 grados centígrados) y su brillo no es rojo, sino amarillo. Esta es la razón por la que la llama de las velas es eminentemente amarilla. Cerca de la mecha la llama es azul, ¿porque? Pues porque esta zona es todavía más caliente que las anteriores.

En una chimenea o en una hoguera podemos distinguir mas colores. Un fuego de madera arde a una temperatura inferior a la de una vela, de ahí que casi siempre sea más anaranjada que amarillenta. Sin embargo, algunas partículas de carbón están muy calientes y añaden amarillo. Las veras más tarde cuando se hayan enfriado en forma de hollín negro. Otras tonalidades en el fuego se producen de los distintos elementos químicos presentes en la madera. Puede haber sodio ( el sodio es uno de los componentes de la sal), cuando es sodio se calienta desprende una luminosidad amarilla; También puede haber calcio – todos sabemos que al calcio lo hay muchísimo en la leche—que emite una intensa luz roja al calentarse, y si hay fosforo, otro mineral, la luz será verdosa. Todos estos elementos pueden estar presentes en la madera o en otros materiales arrojados al fuego.

Por ultimo, la mezcla de todos estos colores puede componer el blanco, al igual que los colores del arcoíris forman la luz blanca del sol.

Fuente: ” El porque de las cosas”, Kathy Wollard, págs. 21- 13.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: